• Imprimir

Quién somos

Foto Arnau i Sheila

ANC CAT/ Archivo de Gestión (A. Pascual y S. del Val)

Como archivo general de la administración, ingresa, recupera y gestiona la documentación generada por la acción política y administrativa de los departamentos, organismos y empresas de la Generalitat de Catalunya.

En su condición de archivo histórico, el Archivo Nacional de Cataluña recupera toda aquella otra documentación de carácter privado que, por su valor testimonial y referencial, tiene una especial relevancia para el conocimiento de la historia nacional.

El Archivo Nacional de Cataluña está adscrito al Departamento de Cultura, dentro de la Dirección General del Patrimonio Cultural. Está integrado en el Sistema de Archivos de Cataluña (SAC), siendo el principal de los Archivos de la Generalitat de Catalunya.

 

El Archivo Nacional de Cataluña es, por un lado, archivo general de la administración catalana, y por el otro, archivo histórico nacional.

El antecedente más remoto del Archivo Nacional de Cataluña se remonta al año 1412, cuando las Cortes de Barcelona acordaron la creación de un archivo propio para la Generalitat histórica o Diputación del General.

No fue, sin embargo, hasta 1936 cuando el Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya creó el Archivo General de Cataluña, antecesor directo del Archivo Nacional de Cataluña, con la función de reunir y gestionar los documentos producidos por las administraciones públicas de Cataluña. Con el estallido de la Guerra Civil, el Archivo General de Cataluña asumió la tarea de concentrar en sus depósitos la documentación que la Generalitat había puesto bajo su custodia para protegerla del peligro de la guerra. La entrada de las tropas franquistas en Cataluña y la consolidación de la dictadura de Franco, sin embargo, supuso la supresión del archivo y la paralización de las tareas que desarrollaba.

Finalizada la dictadura, el 28 de noviembre de 1980 el Gobierno restituido de la Generalitat creó el Archivo Nacional de Cataluña y le otorgó la misión de proteger el patrimonio documental catalán. Desde entonces, la institución ha velado por la conservación de los fondos históricos nacionales y de la administración catalana con la finalidad última de garantizar el acceso a éstos por parte de toda la ciudadanía.

El año 1995 el Archivo Nacional de Cataluña se trasladó a Sant Cugat del Vallès, donde se ubica su sede definitiva. El edificio actual dispone de una superficie útil construida de 12.625 metros cuadrados y la posibilidad de almacenar en sus 32 depósitos hasta 62 kilómetros de estanterías con documentos.